fbpx
proteínas

Ingesta de proteínas y cirugía

Uno de los principales puntos de interés de la ingesta de los pacientes intervenidos de cirugía bariátrica es el consumo de proteínas, ya que tiende a ser inadecuado.

Recomendaciones

La proteína es el macronutriente más importante después de la cirugía, ya que facilita la cicatrización rápida de suturas y heridas. Además, ayuda a preservar la masa magra durante el período de pérdida de peso.

La recomendación para la ingesta de proteínas en pacientes intervenidos de cirugía bariátrica debería ser superior a 60 g / día o superior a 1,5 g / kg peso ideal / día, o incluso 2,1 g / kg peso ideal / día en algunas situaciones específicas en las que aumentan los requerimientos.

proteínas

En los últimos años se ha demostrado que la restricción calórica producida por la propia cirugía condiciona la ingesta de proteínas, que es insuficiente en muchos casos. La ingesta de proteínas debe ser analizada por un dietista-nutricionista y adaptada a las necesidades del paciente según su edad, sexo y peso.

Tolerancia

En muchos casos se limita la ingesta por su escasa tolerancia. El estudio de la tolerancia alimentaria después de la cirugía bariátrica cobra gran importancia. Mediante diferentes test validados podemos obtener información relevante sobre el grado de aceptación y adaptación de los pacientes.

El principal problema radica en que los alimentos que contienen las proteínas (carnes, pescados, derivados lácteos, etc.) no suelen ser bien tolerados en las primeras semanas después de la cirugía. Es por eso que cerca del 40% de los pacientes intervenidos de bypass gástrico, no llegan a ingerir la cantidad mínima mencionada durante el primer año.

Existe una fase especialmente crítica en cuanto a la ingesta de proteínas: el postoperatorio inmediato. Durante las fases de progresión después de la cirugía (dieta líquida, dieta triturada, etc.), es muy difícil llegar a las recomendaciones de ingesta.

Suplementación

Inmediatamente después de la intervención, el objetivo alimentario se centra en prevenir las complicaciones, garantizar una adecuada tolerancia a la dieta y evitar las deficiencias nutricionales.

Los estudios demuestran que la ingesta de proteínas después de la cirugía no alcanza las recomendaciones de las guías de práctica clínica existentes, lo que sugiere la necesidad de una suplementación proteica protocolizada durante el período postoperatorio inmediato.

Conocer los mecanismos del cambio de preferencias y la tolerancia alimentaria del paciente es fundamental para determinar cómo y cuándo se debe facilitar una suplementación de proteínas después de la cirugía.

Módulos de proteínas

Para alcanzar los requerimientos mínimos puede resultar adecuado recurrir a la administración de un suplemento extra de proteínas. Este suplemento se puede incorporar a partir de un módulo específico de proteína directamente a las comidas. También es posible suplementar o sustituir la comida mediante el empleo de un producto comercial hiperproteico e hipocalórico en las primeras fases.

Dosis y utilización

Existen en el mercado una amplia gama de módulos de proteína fáciles de incorporar a otros alimentos (Fitforme, Adventia, Vegenat). Algunos de estos productos están financiados por el SNS.

La mayoría de suplementos se realizan a partir de suero lácteo. La dosis puede variar entre 10-30 g / día en función de la ingesta del paciente.

Puedes incorporar de 5-10 g de proteína en una ración de líquidos (agua, leche o yogur líquido) o en los triturados de comida o cena (purés completos de las principales comidas). No es recomendable añadirlas a zumos ácidos.

La duración del tratamiento de suplementación dependerá de la ingesta del paciente y de la evolución de su pérdida de masa muscular. En algunos casos puede alargarse más allá de los 6 meses, sin que esto suponga ningún perjuicio para la salud.

Dieta normalizada

Esta fase se inicia cuando el paciente se encuentra en condiciones de comer prácticamente de todo lo que se considera saludable; es decir, una alimentación variada, baja en grasas, azúcares y rica en proteínas, verduras y frutas.

Durante esta fase en principio no es necesario suplementar con módulos de proteínas si la ingesta es equilibrada y correcta. Las comidas principales deberían garantizar una ingesta de 20 g de proteína, en el contexto de una ración bariátrica (imagen). 

Distribución del plato bariátrico
Distribución del plato bariátrico (plato de postre).

Recuerda los puntos más importantes:

  • Elegir un equipo multidisciplinar cualificado y certificado que te ofrezca seguimiento nutricional.
  • Seguir al pie de la letra las recomendaciones nutricionales postcirugía.
  • En caso de ingesta insuficiente o intolerancia, añadir un módulo de proteínas en polvo.
  • Tomar la dosis según las recomendaciones de tu dietista-nutricionista.
  • Reconocer tus errores para poder subsanarlos.

Recuerda que puedes encontrar información importante sobre la cirugía bariátrica en el portal del paciente de la web de la Sociedad Española de Cirugía de la Obesidad (SECO).

Puedes encontrar artículos sobre otros temas interesantes en mi blog. También puedes encontrar recetas equilibradas para incorporar a tu menú semanal.

Si quieres recibir información y mis recetas, puedes suscribirte a mi newsletter rellenando el formulario:

img-3
Soy Alicia Molina,, dietista-nutricionista, doctora en biomedicina y especialista en nutrición para pacientes bariátricos.
HELADO DE CHOCOLATE

Helado de chocolate casero

Ahora puedes preparar un delicioso helado de chocolate casero con muy pocos ingredientes. ¡No puedes dejar de preparar esta receta!

SOPA ZANAHORIA WEB

Sopa de hinojo y zanahoria

La sopa de hinojo y zanahoria es un entrante ideal que no puede faltar en tu recetario. Es una sopa fresca y suave, ideal en cualquier época.

DIA MUNDIAL DE LA OBESIDAD

Día Mundial de la obesidad

El 4 de marzo es el día Mundial de la obesidad y para los sanitarios que trabajamos en este ámbito, es un día muy importante.